domingo, 11 de septiembre de 2011

Sobre tener un plan.

En febrero recibí la carta de aceptación a la maestría, desde mayo empecé a avisar en el trabajo que me iba, desde junio ya tengo donde voy a vivir. En julio finalmente le dije al jefe jefe. Es algo que llevaba planeando mucho tiempo, desde que empecé a trabajar (hace 3 años y medio) religiosamente ahorré la mitad de mi sueldo “para la maestría” todavía no sabía exactamente dónde o de qué , pero sabía que quería irme, Londres y Nueva York siempre fueron mis primeros lugares. Y así pasó el tiempo, 3 años que han sido un remolino (o más bien un sube y baja o yo que sé), tres años en los que me he perdido, escondido y encontrado, y ahora sí llegó la hora de irme.

Toda la primera mitad del año, y a lo mejor un poco más me dediqué de decir que ya me iba, se convirtió en parte de mi tarjeta de presentación, “Hola soy Jimena, en __ meses me voy a Essex”. Pero también fue justo a partir de que sabía que me iba que empecé a disfrutar muchísimo todo, dejé de perderme cosas y empecé a hacer lo que se me daba la gana.

Hace dos semanas regresé de Alaska, unas vacaciones en las que me dediqué a contemplar al mar mientras escuchaba ese disco de Bon Iver que me hipnotizó. Y fue ahí en medio del mar rumbo al lugar más lejano al que yo había llegado (pensando de sur a norte) que me “cayó el veinte”, me iba, esa cuenta regresiva que traía prendida desde hace tanto tiempo finalmente se empezaba a acercar al limite. Cuando regresara el tiempo ya no se iba a poder contar en meses, tenía que cambiar mi unidad de medición, pasar a los días y decidí apagar el reloj dejar de ver el calendario, a veces solo de reojo para que no se me vaya a pasar nada.

Se terminó mi Moleskine (además) que me acompaño en todas estas pato-aventuras, y ahora que saqué la nueva que llevaba al menos más de un año guardada empezada a ser usada, lo primero que iba a ser era una lista de cosas por hacer, cosas por no olvidar (la mayoría no son divertidas pero no quiero que se me olvide):

- Cancelar tarjeta.

- Cambiar de cuenta

- Revisar seguro del coche

- Tintorería

- Ir al dentista

- Tomar fotos

- Fiesta de despedida

- Hacerme el tatuaje

- Cambiar de plan


Aquí se termina mi plan. Estoy emocionada.

Fue un buen fin de semana, comí mucho, dormí más, hablé con trabajos y bailé un poco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada